Saltar al contenido

Que hacer si mi gato me bufa

22 junio, 2022

Sibilancias del gato

Los gatos carecen de la expresividad facial de los perros, suelen ser más silenciosos y sus comportamientos pueden ser más difíciles de interpretar, pero esto no significa que la mística felina sea impenetrable. Puedes entender mejor a tu amigo peludo prestando atención a sus vocalizaciones, posturas corporales y rutinas diarias. Con el tiempo, puede llegar a sintonizar tanto con la personalidad y los hábitos de su gatito que sea capaz de detectar cambios sutiles en su estado de ánimo e incluso reconocer problemas de salud antes de que aparezcan signos físicos de enfermedad.

Aprenderá mucho cuando sepa interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos de su gato. Le dirán cuándo tienen hambre, cuándo se sienten cariñosos y si se sienten amenazados o con dolor.

Mientras que algunos gatos rara vez emiten un pitido, otros no dejarán que les digas nada. Los gatitos que se manipulan con frecuencia y se socializan bien pueden convertirse en adultos más ruidosos y algunas razas, como los siameses y los abisinios, son locuaces por naturaleza.

Los gatos también pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen. Dos posibles razones para ello son la demencia relacionada con la edad y el deterioro de la vista. Un gato que se siente ansioso o confuso puede maullar para buscar consuelo. La pérdida de audición también puede hacer que un gatito vocalice más fuerte de lo habitual porque no puede determinar su volumen. (Cualquier cambio pronunciado en el comportamiento debería desencadenar una visita al veterinario para asegurarse de que su gato no está enfermo o tiene dolor).

Gato que resopla

El otro día estaba preparando el desayuno cuando oí un sonido familiar procedente del salón: un gruñido grave, no muy diferente del sonido que hace un monstruo en una película de terror. El sonido se convirtió rápidamente en un aullido, seguido de unas garras que raspaban el suelo de madera. De hecho, no había criado accidentalmente a un antiguo demonio, sino que se trataba de mi joven gato Salvypoo, que “jugaba” con mi viejo calicó malhumorado, Phoenix, que utilizaba algunos sonidos de gato enfadado para expresar su descontento con su hermano hiperactivo.

  Que hacer si mi gato maulla mucho

Aunque no son tan agradables como un ronroneo suave o un maullido inquisitivo, los sonidos de gato enfadado son una forma inconfundible e importante de que su gatito se comunique. Reconocer cuando su gato está enfadado y ser consciente de por qué ocurre le ayudará a saber cuándo necesita tiempo para descomprimirse, y puede evitarle un arañazo accidental o una lesión por mordedura de gato.

Los gruñidos suelen ser la primera pista audible de que su gato está enfadado. Cuando Phoenix se enfada, primero se comunica con su lenguaje corporal: orejas gachas, ojos abiertos, cola agitándose de un lado a otro. Luego viene el gruñido, que comienza como un gruñido grave como el de Marge Simpson enfadada y rápidamente se convierte en un aullido si lo que le molesta no se retira.

El gato resopla

Los gatos son animales solitarios por naturaleza; es posible que ya sepas que a tus gatitos les gustan las cosas a su manera. A nuestras mascotas les gusta tener el control, así que los gatos residentes pueden tardar algún tiempo en adaptarse a los nuevos gatitos.

Es posible que sus gatitos se lleven bien desde el principio: puede que los note jugando, escabulléndose y durmiendo juntos. Sin embargo, si tus peludos no conectan del todo, no te asustes. Puede que los ánimos se caldeen cuando se les presenta por primera vez, pero pronto deberían calmarse. Sin embargo, si no se calman, hay algunas formas de limitar los silbidos y los conflictos.

Es necesario dar pasos de bebé cuando se les presenta: tus peludos necesitan acostumbrarse el uno al otro gradualmente. No coloque nunca a su gato y a su gatito juntos y deje que se las arreglen solos, ya que lo más probable es que esto acabe en conflicto.

  Que hacer cuando castran a un gato

En su lugar, asegure a sus gatos en dos zonas separadas; lo ideal sería que tuvieran una habitación para ellos solos. A continuación, intercambie los olores de cada gato cambiando las mantas y la ropa de cama, y colóquelas en zonas separadas de sus gatitos. Esto ayudará a sus mascotas a conocerse un poco antes de encontrarse.

Significado del maullido del gato

Existen dos tipos principales de respiración ruidosa. El tipo viene determinado por el lugar en el que se produce la interrupción de la respiración, y a menudo puede identificarse por el sonido que hace el gato al respirar. Los tipos de respiración ruidosa son:

TopCausas de la respiración ruidosa en los gatosUn gran número de afecciones puede causar una respiración ruidosa en los gatos, desde anomalías congénitas hasta infecciones, objetos extraños y una variedad de enfermedades y trastornos. Determinar si existe estridor o estertor puede ayudar a identificar el problema, ya que afectan a diferentes partes de las vías respiratorias. Sin embargo, ciertas causas subyacentes pueden dar lugar a ambos tipos de respiración ruidosa. Las causas comunes de la respiración ruidosa en los gatos pueden incluir:

TopDiagnóstico de la respiración ruidosa en los gatosCon el gran número de causas potenciales de la respiración ruidosa, el diagnóstico de la condición subyacente puede requerir una variedad de métodos de diagnóstico. Gran parte del proceso consistirá en confirmar o descartar las causas probables mediante un proceso de eliminación. Esté preparado para hablar de la historia clínica completa de su gato y describir cualquier síntoma que haya observado. Su veterinario realizará un examen físico completo y recogerá muestras de orina y sangre para su análisis. Se medirá el nivel de oxígeno en sangre de su mascota mediante un análisis de gases en sangre o una pulsioximetría. Si la respiración ruidosa va acompañada de dificultad para respirar o si los niveles de oxígeno en sangre son bajos, puede proporcionarse oxigenoterapia para estabilizar al gato mientras se utilizan otras medidas de diagnóstico para identificar la causa subyacente de la afección.