Saltar al contenido

Gato Persa


El gato persa  destaca por tener un porte distinguido y con una personalidad bastante suave,  es bastante delicado y tranquilo. Son muy apegados a sus dueños, y se caracterizan por ser muy inteligentes.

Suelen ser gatos mimados y muy dóciles al tratar con ellos, se considera una raza muy casera, se le dice así debido a que les encanta permanecer dentro de casa, no les gusta alejarse mucho de ella.

Son muy cariñosos con su familia, aman a los niños, y les encanta que estos puedan jugar con ellos. Los gatos persas son muy silenciosos y suelen maullar muy pocas veces, siempre tendrán alguien favorito al que le exijan muchos juegos y atención.

gato persa infografia

Historia del gato persa

Hasta ahora, no hay un registro exacto que indique de donde viene esta raza de gatos,  sin embargo se sabe que fue descubierta por los europeos en 1620, por un viajero llamado Pietro della Valle quien trajo algunos de Persia y los llevó hasta Italia.

Una vez establecidos en el país europeo, empezó a expandirse y llegó a países como Francia, e incluso Gran Bretaña, siendo este último uno de los sitios más populares a donde ha podido llegar este gato, ya que era la raza favorita de muchos monarcas y aristócratas.

A partir del siglo 19 fue cuando estos gatos empezaron a tener una gran popularidad, además personas influyentes como la Reina Victoria, optaron por tener esta raza de mascotas al adquirir dos gatos persas azules.

gato persa
gato persa

Características de los gatos persas

Debido a su historia con la realeza estos gatos siempre suelen manifestar mucha elegancia y glamour. Su tamaño puede variar e ir de mediado a grande, además cuentan con una estructura ósea bastante fuerte.

Normalmente se puede ver que su cuerpo es un poco ancho, y por naturaleza exhiben una especie de barriga la cual es un tejido adiposo que se encuentra adherido a su vientre, lo que los hace ver mucho más gordos y tiernos.

Con el paso del tiempo la morfología de esta raza de gatos ha variado un poco, en comparación con los persas originales los cuales eran un poco más estilizados, y cada una de sus facciones mucho más refinadas.

La cabeza de los persas es ancha y bastante maciza, su pequeño hocico es aplanado. De orejas muy pequeñas y ojos muy grandes, redondos y cautivadores que hacen que su mirada sea algo realmente tierno  de admirar.

En el caso de los gatos persas existen dos tipos de rasgos; están los que tienen rasgos tradicionales, es decir algo muy suavizado y estilizado. Y por otro lado están los gatos persa peke faced.

Gatos persas peke faced

Los peke faced muestran un hocico totalmente chato, la cara es realmente plana y se ven un poco extraños ya que su nariz se encuentra realmente cerca de ambos ojos. Incluso debido a su particular apariencia suelen ser comparados con un perro pequinés.

Una de las cosas más llamativas que tiene un gato persa es la gran melena que tiene, se destacar por tener un cabello largo y muy sedoso, y su color puede variar y puede ser, dorado, azul, negro, bicolor o chocolate.

¿Cuánto pesa un gato persa?

Normalmente este tipo de gatos puede pesar ente 3 y 5 kilogramos, sin embargo es el veterinario quien puede determinar específicamente cual es el peso ideal que debería tener el gato según el tamaño que este tenga.

¿Cuánto vive un gato persa?

En cuanto al tiempo de vida de esta raza, se ha registrado que puede llegar a vivir unos quince años o incluso más si se encuentra muy bien cuidado. Cuando estos gatitos tienen camadas suelen tener de 1 a 14 gatitos siendo este último el número inusual pero probable.

Normalmente una cantidad promedio es de unos 5 gatitos por camada.

¿Cómo cuidar un gato persa?

Tener un gato persa (al igual que cualquier mascota) conlleva una gran responsabilidad, a pesar de que son gatos bastante tranquilos, y que no suelen estar tanto en el jardín como otras razas, siempre va a necesitar un buen aseo para mantener su salud.

Debido a la larga melena que tienen deben tener un buen cepillado, de esta manera su pelaje no va a estar tan enredado, se recomienda que este tome malta para que no se le forme ningún tipo de bolas de pelo en el estómago.

Como tal, hay varios consejos que se pueden aplicar para tratar de que el gato no sufra ningún tipo de problema en cuanto a sus cuidados. Estos tres consejos serán de gran ayuda para mantenerlo sano y contento:

Lavado y secado de un gato persa

Es normal que los gatos sean bastante aseados, y que además existe ese gran mito de que “odian el agua” sin embargo, para este tipo de razas siempre va a ser necesario que exista un lavado junto con un poco de cepillado diario. De esta manera podrá eliminar todo el pelaje muerto que se esté enredando con el pelo nuevo y firme. Por eso, se recomienda que desde pequeño se acostumbre al gato a recibir un baño, utilizando un buen champú de gatos y utilizar una toalla o un secador para eliminar el exceso de humedad.

Peinado de un gato persa

A parte del baño siempre será necesario un buen peinado, por eso se recomienda usar peines de metal, preferiblemente que tengan las puntas redondeadas para de esta manera evitar cualquier tipo de daño que pueda existir. El sentido del cepillado debe ser según el crecimiento que tenga el pelo, y al llegar a la cola debe ser cepillada pocas veces, para evitar molestias.

Malta para gato persa

Darle un poco de malta a tu gato puede ayudar a que las bolas de pelo no lleguen a pegarse en su estómago, ya que de lo contrario este puede terminar sufriendo grandes problemas intestinales.

Trixie Malta para Gatos en Pasta, 240 g
Trixie Malta para Gatos en Pasta, 240 g
Trixie Malta para Gatos en Pasta, 240 g
Trixie Malta para Gatos en Pasta, 240 g

Vacunas para el gato persa

Al tener a esta raza es totalmente obligatorio que se le coloquen algunas vacunas para que de esta manera pueda evitar cualquier tipo de infección.

    • 3 meses: trivalente felina, la cual combatirá la calcivirus, la panleucopenia y la rinotranquetitis .
    • 4 meses: segunda dosis de trivalente, puede evitar la leucemia felina.
    • 5 meses: tercera y última dosis de trivalente.
    • 6 meses: contra la rabia, esta debe repetirse luego una vez al año.

Desparasitación 

La desparasitación puede ser muy fácil, y se debe suministrar a través de pastillas, de pipetas, en spray o incluso utilizando remedios naturales como un baño de agua y limón, o agregar una pequeña cucharada de cerveza a la comida. De esta manera se puede prevenir cualquier tipo de parásito que puede afectar la piel y el organismo de estos gatos.

Posibles enfermedades del Gato Persa

Gracias a las características físicas que estos particulares gatos tienen, existe la posibilidad de que puedan sufrir ciertas complicaciones durante su crecimiento. Esto no quiere decir que sean gatos totalmente enfermizos.

Si se cuidan muy bien, pueden ser gatos realmente sanos y sin problema alguno, además conocer bien cada una de las complicaciones que pueden tener, puede permitir detectarlas a tiempo y que el problema pueda ser solucionado lo antes posible.

Estas son las enfermedades más comunes que pueden llegar a tener un gato persa:

Tricobezoares

Los tricobezoares son bolas de pelos que pueden formarse en el estómago, esto debido al constante lamido que estos hacen contra su pelaje para permanecer limpios. Cuando esta enfermedad aparece el gato puede ponerse muy mal, y es muy delicado de tratar. Para prevenir todo esto simplemente se debe aplicar un cepillado constante que permita eliminar el pelo, y además suministrarle algo de malta al gato ya que esto eliminará las bolas de pelo y ayudará a que sean desechadas en las evacuaciones del animal.

Riñón poliquístico

Estos son quistes que pueden aparecer en el área renal, y que si no se tratan a tiempo pueden multiplicarse y crecer. Aproximadamente un 38% de esta raza puede sufrir esta enfermedad que además, es hereditaria. Es por eso que se recomienda que al menos una vez al año se le realice una ecografía para verificar que no exista ningún quiste en esta zona.

Problemas respiratorios

A simple vista se puede observar que el gato persa posee una nariz chata, esto en realidad a pesar de que es un rasgo característico puede terminar siendo un problema grave. Todo esto se debe a que como su nariz es tan chata, el pasaje nasal es mucho más corto y sensible, ya sea al calor, al frío, a la humedad o al ambiente seco. Lo que provoca que su respiración pueda verse afectada.

Problemas cardíacos

Debido a la respiración tan desvariada que pueden tener estos gatos, pueden aparecer posibles problemas cardíacos, sobre todo si estos poseen rasgos de sobrepeso en su físico. Al menos un 10% de la raza persa puede sufrir cardiomiopatía hipertrófica, una anomalía en donde la cámara izquierda del músculo cardiaco se desarrolla mucho más que la derecha, esto provoca automáticamente una muerte súbita.

Problemas oculares

Hay varios problemas oculares que estos gatos pueden tener y que si no se tratan puede repercutir considerablemente en la visión del felino.

    • Anquilobléfaron congénita

      Esta es una anomalía hereditaria la cual se puede dar en los gatos persas azules. Se basa en la unión de una membrana que conecta al parpado superior con el inferior.

    • Epífora congénita

      Se trata de un lagrimeo muy excesivo, lo que hace que el pelaje cercano se oxide y abra paso al crecimiento de infecciones y hongos en la zona.

    • Entonpión

      En este caso son las pestañas del gato las cuales pueden terminar rozando el ojo e irritando la córnea, todo esto debido a una inversión del margen del párpado.

    • Glaucoma primario

      Es cuando hay una presión sanguínea muy fuerte en su ojo, por lo que puede provocar opacidad y hasta pérdida de la visión. Es necesario acudir a cirugía para eliminar esta condición.

Otros problemas del gato persa

hay otra serie de complicaciones que pueden aparecer en los gatos persas, y aunque no son frecuentes nunca está de más conocer cada uno de esos problemas.

    • Albinismo oculocutáneo: es un albinismo que aparece en el manto del gato, y puede notarse como es mucho más claro. Esto puede derivar en una probabilidad de sufrir infecciones con mucha más facilidad.
    • Dermatitis del pliegue cutáneo: es una irritación que se presenta en cada uno de los pliegues faciales del gato. Normalmente esta complicación aparece cuando hay un desborde en el lacrimal.
    • Seborrea oleosa: aparece cuando la piel del gato se vuelve muy escamosa y con una textura muy grasienta. Es necesario acudir a un veterinario para tratar estos síntomas.
    • Luxación de rótula: esta enfermedad también es muy conocida en los perros, normalmente suele provocar cojera.
    • Displasia de cadera: la displasia ocurre cuando existe un falloen la articulación que va de la cabeza del fémur y el zócalo de la cadera, provocando que exista una cojera, o un severo dolor al querer desplazarse o querer saltar.

Consejos para cuidar un gato persa

A los gatos persas en particular les encanta un ambiente tranquilo, pero también pueden adaptarse si hay un ambiente activo y lleno de niños, es una excelente excusa para poder activarse y jugar un rato con los  más pequeños.

No son gatos de jardín o de salir constantemente, por esa razón se recomienda que siempre tenga un sitio donde poder ponerse cómodo en casa, ya sea en la cocina o en alguna habitación.

Son gatos muy poco exigentes, por lo que una pequeña cesta o una alfombra bien acolchada se pueden convertir en la cama perfecta para estos dóciles gatitos. Mantener su agua y comida cerca también es indispensable.

Este tipo de gato es ideal para cualquier tipo de personas, ya que puede adaptarse a una familia numerosa, a una pareja o incluso a una sola persona. Son excelentes para familias con niños y sobre todo para personas mayores, que siempre andan buscando algo de compañía.

Normalmente suelen llevarse bien con otras mascotas en casa, sobre todo si han crecido con ellos desde que llegaron a la casa.

Última actualización el 2019-10-15 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Summary
Gato Persa
Article Name
Gato Persa
Description
Articulo sobre el gato persa
Author
Publisher Name
De-gatos.net
Publisher Logo