Saltar al contenido

Reparar pies de gato

21 junio, 2022

Gato con patas de cuerno

Los gatos viven de sus patas: son la herramienta más valiosa de un gato, que se utiliza para saltar, abalanzarse y jugar. Con todo este desgaste, no es de extrañar que las patas a veces se desgasten demasiado. Los rasguños en las delicadas almohadillas de las patas de los gatos son dolorosos y pueden incluso infectarse si no se tratan adecuadamente.

Los raspones en las patas suelen ser el resultado de un traumatismo físico, como jugar en superficies rugosas como el hormigón o el asfalto. Los gatos que viven en el exterior son más propensos a que se les claven pequeños objetos, como astillas o piedrecitas, en las almohadillas de las patas o entre los dedos. Inspeccione siempre las patas de su mascota después de una salida al exterior, ya que los objetos incrustados pueden infectarse y provocar un absceso. Un absceso es una bolsa de infección bacteriana que requiere tratamiento veterinario: extirpación quirúrgica o lavado y drenaje, seguido de terapia antibiótica.

Las lesiones en las patas también pueden estar causadas por garras demasiado grandes que se enroscan y pinchan las almohadillas de las patas. Las almohadillas de las patas de los gatos pueden lesionarse con objetos punzantes como cristales rotos, metales, astillas de madera o mordiscos (resultantes de una pelea entre gatos, por ejemplo).

Pata quemada de gato

Los gatos son animales de compañía habituales en todos los continentes del mundo habitados permanentemente por el ser humano, y su población mundial es difícil de determinar, con estimaciones que oscilan entre los 200 y los 600 millones[1][2][3][4][5][6].

  Busco novia para mi gato persa

En 1998 había unos 76 millones de gatos en Europa, 7 millones en Japón y 3 millones en Australia[7]:  4 Un informe de 2007 afirmaba que unos 37 millones de hogares estadounidenses tenían gatos, con una media de 2,2 gatos por hogar, lo que daba una población total de unos 82 millones; en cambio, hay unos 72 millones de perros de compañía en ese país[8] Los gatos superaron a los perros en número como mascotas en Estados Unidos en 1985 por primera vez, en parte porque el desarrollo de la arena para gatos a mediados del siglo XX eliminó el desagradable y potente olor de la orina de los gatos[9].

Aunque la tenencia de gatos se ha asociado habitualmente a las mujeres,[10] una encuesta de Gallup de 2007 informó de que hombres y mujeres de Estados Unidos tenían la misma probabilidad de tener un gato[11] La proporción de gatos de raza/puro con respecto a los de raza aleatoria varía de un país a otro. Sin embargo, en general, los de raza pura son menos del 10% de la población total[12].

Patas de gato

Si se pregunta si es necesario recortar las uñas de un gato, recortarlas cada pocas semanas es una parte importante del mantenimiento de la salud de su mascota. Un recorte rápido no sólo le protege a usted, a su mascota y a su familia, sino que también puede salvar su sofá, sus cortinas y otros muebles.

Algunas personas prefieren unas tijeras especiales modificadas para sujetar la uña del gato o eligen cortaúñas tipo alicate o con hoja de “guillotina” deslizante. Pero también se puede utilizar un cortaúñas humano. Sea cual sea su herramienta, asegúrese de que la cuchilla esté afilada. La presión brusca de las cuchillas desafiladas puede herir al animal y hacer que la uña se parta o sangre. Tenga a mano algo para detener la hemorragia, como polvo estíptico, maicena o una pastilla de jabón seca (para frotar la uña sangrante).

  Mi gato no acepta a un cachorro

Si te acercas a un gato con un objeto afilado en una mano mientras intentas agarrar una pata con la otra, lo más probable es que te quedes con las manos vacías. Dado que los temperamentos y disposiciones de los gatos varían mucho, no hay una forma “perfecta” de manejar a un gato mientras le recorta las uñas.

Pan de gato

Los gatos que tienen más contacto con el entorno exterior y a los que les gusta explorar son especialmente susceptibles de hacerse heridas en las patas. Por ello, debes revisar las almohadillas de las patas de tu gato cuando notes los principales signos de alerta de una herida:Las heridas poco profundas o las quemaduras pueden tratarse en casa con primeros auxilios. En caso contrario, debe llevar a su gato al veterinario para que pueda curarlas adecuadamente y sin mayor riesgo.

Si tu gato tiene una pequeña herida en su almohadilla, debes curarla cuanto antes llevando a cabo los siguientes pasos:Si quieres un remedio más natural, puedes simplemente sustituir el digluconato de clorhexidina por pulpa natural de aloe vera pura. La pulpa de esta planta suculenta ayuda a reducir el dolor y la inflamación. También acelera el proceso de curación y la reparación de los tejidos.

Cuando cuides de la herida de tu gato, debes tomar nota del progreso de la misma con regularidad. Si hay alguna hemorragia que no cesa pronto, o si no se aprecia ninguna mejora, hay que acudir al veterinario inmediatamente. A veces son necesarias pequeñas operaciones que sólo puede realizar un veterinario capacitado.