Saltar al contenido

Gato que habla con su dueño

22 junio, 2022

El amor del maullido del gato

Lo único mejor que un gato descarado es un gato descarado que habla. Un vídeo de TikTok en el que se ve a un gato preguntando a su dueño “¿vienes?” se ha vuelto viral, y hay que admitir que es difícil de creer. EL PEOR GATO DEL MUNDO’ ES ADOPTADO DESPUÉS DE UN ADVERTENCIA VIRALEl usuario de TikTok y propietario de un gato, Ike Tommy, se llevó una gran sorpresa mientras grababa a su gatito en el baño. En el vídeo, la gata aparece maullando mientras espera que su dueño vuelva a la otra habitación.En lo que suena exactamente como una persona humana, la gata aparentemente le pregunta a Tommy si va a venir. La ocurrencia es tan impactante que Tommy se acerca al felino para que la cámara lo vea mejor.

Los TikTokers no se cansaron de ver el vídeo del gato parlante, que además ha cosechado casi 19.000 comentarios. “Y esto es una prueba de que los animales pueden hablar”, comentó un usuario de TikTok.THE WESTMINSTER DOG SHOW: ¿CUÁL ES LA RAZA MÁS GANADORA DE LA HISTORIA DEL EVENTO? “Intentó disimularlo con un miau”, escribió otra persona.

Traducción de gatos parlantes

10) Me duele – Si su gato comienza de repente a maullar excesivamente, llévelo a evaluar por un veterinario inmediatamente. Los maullidos de su gato pueden indicar que hay algo médicamente mal, especialmente si el comportamiento no es típico. “Numerosas enfermedades pueden hacer que un gato sienta hambre, sed o dolor, todo lo cual puede llevar a un maullido excesivo”, aconseja Web MD.

  Adaptacion de un gato a otro

8) Quiero comida – El maullido de “tengo hambre” es probablemente uno que todos los padres de gatos conocen bien. “Muchos gatos saben cómo decirle a sus familias que es hora de cenar”, dice la bloguera de mascotas Jane Harrell. “Mi gato Mojo corría detrás de mí, maullando todo el tiempo si pensaba que la cena iba a llegar tarde”.

7) Hazme caso – A veces los gatos hablan simplemente porque quieren tu atención, y aprenden que maullando consiguen precisamente eso. “Los gatos suelen maullar para iniciar el juego, las caricias o para que les hables”, explica Web MD.

6) Déjame entrar – “Si una puerta está cerrada, los gatos pueden maullar para que se la abras”, dice Harrell. “Tengo un gato de acogida que maúlla cada vez que cierro la puerta del dormitorio. No quiere entrar, simplemente no le gusta tenerla cerrada”.

Los gatos hablan

Los gatos carecen de la expresividad facial de los perros, suelen ser más silenciosos y sus comportamientos pueden ser más difíciles de interpretar, pero esto no significa que la mística felina sea impenetrable. Puedes entender mejor a tu amigo peludo prestando atención a sus vocalizaciones, posturas corporales y rutinas diarias. Con el tiempo, puede llegar a sintonizar tanto con la personalidad y los hábitos de su gatito que sea capaz de detectar cambios sutiles en su estado de ánimo e incluso reconocer problemas de salud antes de que aparezcan signos físicos de enfermedad.

Aprenderá mucho cuando sepa interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos de su gato. Le dirán cuándo tienen hambre, cuándo se sienten cariñosos y si se sienten amenazados o con dolor.

  Mi gato hace ruidos raros con la garganta

Mientras que algunos gatos rara vez emiten un pitido, otros no dejarán que les digas nada. Los gatitos que se manipulan con frecuencia y se socializan bien pueden convertirse en adultos más ruidosos y algunas razas, como los siameses y los abisinios, son locuaces por naturaleza.

Los gatos también pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen. Dos posibles razones para ello son la demencia relacionada con la edad y el deterioro de la vista. Un gato que se siente ansioso o confuso puede maullar para buscar consuelo. La pérdida de audición también puede hacer que un gatito vocalice más fuerte de lo habitual porque no puede determinar su volumen. (Cualquier cambio pronunciado en el comportamiento debería desencadenar una visita al veterinario para asegurarse de que su gato no está enfermo o tiene dolor).

Gato gritón

A los perros los tenemos, sobre todo porque son muy fáciles de conseguir. Tienen caras expresivas y un lenguaje corporal que podemos leer con bastante precisión, según los investigadores que estudian el comportamiento animal. Los gatos, en cambio, son conocidos por su opacidad emocional y su distanciamiento; incluso las gatas más despreocupadas podrían pensar que sus mascotas no parecen del todo interesadas en comunicarse con ellas, siempre y cuando la comida llegue a tiempo.

Pero eso no es del todo cierto, dicen los investigadores que estudian la comunicación entre gatos y humanos, y sí, se trata de un campo de estudio científico real, aunque pequeño. Descifrar el significado de los comportamientos de las mascotas -un significado que va mucho más allá de “dame de comer”, en cualquier caso- fue en su día tachado de mero antropomorfismo, pero ese ya no es el consenso entre esta comunidad de investigadores.

  Gatos maullando en celo

Por el contrario, cada vez se cree más que los gatos son tan expresivos como los perros, afirma Sharon Crowell-Davis, profesora de comportamiento veterinario en la Universidad de Georgia, que recientemente hizo una presentación sobre el tema en una conferencia para especialistas en comportamiento felino en Atlanta. Lo que ocurre es que no entendemos o no vemos lo que intentan comunicar.