Saltar al contenido

Gato decaido y sin apetito

21 junio, 2022

Señales de que su gato morirá pronto

Tras licenciarse como veterinaria en la Universidad de Nottingham, la Dra. Joanna Woodnutt pasó a ejercer la medicina de animales de compañía en las Midlands. Rápidamente se aficionó a la consulta y a ayudar a los clientes con problemas médicos como la dermatología, el comportamiento y la nutrición, todo lo que implicara ayudar a los clientes a entender mejor a sus mascotas. Jo comenzó a escribir sobre la salud de las mascotas en 2017, dándose cuenta de que podía ayudar a más padres de mascotas. Desde entonces, ha escrito para innumerables publicaciones online e impresas y es colaboradora habitual de la revista Edition Dog. Jo vive ahora en las Islas del Canal con su marido Ian y su terrier Pixie, y están esperando su primer hijo muy pronto.

¿Está mi gato deprimido?

La pérdida de apetito puede deberse a muchas cosas, tanto a la enfermedad como al estrés. Si su gato no come como lo hace normalmente, consulte rápidamente a su clínica veterinaria, ya que los periodos de reducción de la ingesta de alimentos pueden tener efectos negativos en la salud del gato. Incluso los periodos cortos en los que se come menos (tres días o más) pueden tener efectos significativos en la recuperación de una enfermedad, en la cicatrización de heridas y en el sistema inmunitario, y los gatos también son vulnerables a los problemas hepáticos causados por la falta de alimento (lipidosis hepática). A diferencia de los perros, que pueden soportar periodos de reducción de la ingesta de alimentos, los gatos deben recibir un tratamiento inmediato para mejorar su apetito o, en algunos casos, se les puede colocar una sonda de alimentación para suministrarles nutrientes mientras no tengan ganas de comer. También pueden administrarse medicamentos para estimular el apetito.

Si se ha descartado una enfermedad, o un gato se está recuperando de una operación o ha estado estresado, por ejemplo, pueden emplearse ciertas técnicas para tentarle a comer, aunque si los métodos fallan, debe buscarse rápidamente el consejo del veterinario.

  Los mejores vines de gatos

Todos nuestros consejos son de libre acceso para todos, en cualquier parte del mundo. Sin embargo, como organización benéfica, necesitamos su apoyo para poder seguir proporcionando información de alta calidad y actualizada para todos. Considere la posibilidad de hacer una contribución, grande o pequeña, para que nuestro contenido siga siendo gratuito, preciso y relevante.

El gato tiene hambre pero no quiere comer

Las razones de la falta de apetito o de la falta de apetito en los gatos incluyen el estrés, la enfermedad e incluso la preferencia por una comida más sabrosa. Los cambios en la forma de alimentar a su gato, como la ubicación o el tipo de comida o el comedero, pueden afectar a la cantidad de comida que ingiere el gato. Los cambios en el entorno o en las personas/mascotas del entorno también pueden hacer que un gato coma menos o deje de comer. Los problemas de apetito también pueden estar causados por una enfermedad. La falta de apetito durante más de un par de días puede provocar problemas de salud graves, incluso si la causa inicial no se debe a un problema médico.

¿Está mi gato enfermo?

Al igual que sus dueños, los gatos pueden perder el apetito cuando están enfermos. A diferencia de nosotros, los gatos no toleran ni siquiera períodos cortos de nutrición inadecuada. Es importante reconocer pronto los signos de enfermedad, sobre todo cuando el gato no come.

Debe llevar a su gato al veterinario inmediatamente cuando su gato adulto no haya comido en más de 24 horas o sólo 12 horas en el caso de los gatitos de menos de 6 semanas. Concierte una cita con su veterinario si esto ocurre.

  Mi gato estornuda mucho remedio casero

Si su gato experimenta una pérdida de peso inexplicable, no está solo. Una encuesta mostró que aproximadamente nueve millones de gatos en los Estados Unidos visitan al veterinario debido a una pérdida de peso inexplicable y/o a la falta de apetito debido a condiciones subyacentes anualmente.

El simple hecho de ver a su gato comer no significa que esté recibiendo una nutrición adecuada o que las cosas estén mejorando por dentro. Mantener un peso inferior al normal puede tener un impacto negativo en la salud general del gato. El aumento de peso -y el mantenimiento de una condición corporal ideal- es el verdadero objetivo.

Una nutrición comprometida combinada con una enfermedad subyacente crea una situación complicada. Es más difícil ayudar a los gatos a recuperarse de una enfermedad cuando sus cuerpos no tienen el combustible necesario para curarse adecuadamente.