Saltar al contenido

Ataque de gato a su dueño

21 junio, 2022

Mi gato me ataca sin ser provocado

¿Has tenido alguna vez esta experiencia? Tu gato está tranquilamente mirando por la ventana cuando, de repente, salta, con cara de agitación, y cuando pasas por delante, te ataca. Y no se trata de un zarpazo juguetón y ronroneante, sino de un verdadero ataque en el que incluso puede sacar sangre con sus garras o dientes. Muchos propietarios de gatos han experimentado esto, y puede ser aterrador y desconcertante.

Lo que podría estar ocurriendo en el escenario descrito anteriormente es que su gato está redirigiendo su energía reprimida que tiene otra fuente. Esa energía puede ser el miedo, la excitación, la necesidad de defender el territorio, el dolor o el deseo de perseguir una presa. Los gatos que, por lo demás, son amistosos, pueden atacar a las personas o a otros animales de la casa cuando se ven afectados por esto.

Cuando un gato de una casa que contiene varios gatos se dedica a la agresión mal dirigida, puede crear un efecto dominó, haciendo que todos los demás gatos se pongan al límite, a la defensiva y potencialmente agresivos. Por otra parte, cuando un gato tímido es el destinatario de los arrebatos del gato agitado de forma constante, ese gato puede experimentar un estrés severo y, posteriormente, empezar a tener comportamientos negativos como orinar de forma inapropiada.

Síndrome de acariciar y morder a los gatos

Hay muchas razones diferentes por las que los gatos pueden ser agresivos con su dueño o con otras personas. Para poder gestionar con éxito este comportamiento, es esencial averiguar cuál es la causa subyacente, o el desencadenante. Para ello, le recomendamos encarecidamente que consulte a un veterinario conductista cualificado (su veterinario local puede remitirle). Un veterinario especialista en comportamiento le hará muchas preguntas y también puede visitarle en su casa para observar al gato en su propio entorno y sus interacciones con usted y cualquier otro miembro de la casa.

  Garrapatas en orejas de gatos

Las condiciones médicas pueden causar agresividad, por lo que es importante descartar cualquier causa médica subyacente antes de abordar las causas conductuales de la agresividad. Por ejemplo, las enfermedades neurológicas, las enfermedades hepáticas, las enfermedades que provocan dolor (por ejemplo, la artritis) y los desequilibrios hormonales pueden causar agresividad.

En el caso de la agresión inducida por las palmaditas o la caricia, el gato no se acercará a una persona con intención agresiva y, por lo general, no evitará activamente a las personas, como hace el gato “agresivo por miedo”. En cambio, cuando el gato es acariciado, llega a un punto en el que ya no parece disfrutar de la interacción y quiere que se detenga; es entonces cuando el gato empezará a mostrar agresividad. Cada gato es diferente, y cada uno tendrá un umbral diferente en el que ya no tolera las caricias; esto dependerá de quién haya iniciado la interacción (gato o humano), la intensidad y la naturaleza de la interacción (presión, velocidad, área de contacto físico) y la cantidad de tiempo que hayan continuado las caricias. Normalmente, la agresión se produce antes y es más intensa si la persona ha iniciado las caricias (por ejemplo, levantando al gato y poniéndolo en el regazo de la persona) que si el gato inició la interacción. Sin embargo, la agresión inducida por las caricias puede producirse en ambas situaciones.

El gato me ataca mientras duermo

Los gatos pueden ser bastante locos a veces, ¡pero eso es parte de la razón por la que los queremos tanto! Si te atacan a menudo (o si han herido tus sentimientos), puede que te preguntes: “¿por qué me ataca mi gato?”. La mayoría de los gatos atacan a sus dueños como parte natural de su juego, pero ¿qué pasa si ocurre algo más grave? ¿Su gato le odia? ¿O simplemente tiene un mal día?

  Gato con un pepino

Pronto dejará de preocuparse porque este artículo está aquí para salvar el día. Aprenderás por qué los gatos atacan a las personas, cómo identificar si tu gato está jugando a atacar, e incluso algunos métodos para evitar que tu gato te ataque. Si está preocupado por un gato agresivo o tiene curiosidad por saber por qué su gato no deja de atacar sus manos, ¡siga leyendo para obtener todas las respuestas!

Si se pregunta por qué su gato le ataca, es importante tener en cuenta que hay muchas razones posibles para ello. Muchas de estas razones provienen de un comportamiento felino normal. Con el enfoque adecuado, este tipo de comportamientos suelen ser corregibles.

Pero, si la agresividad de su gato está relacionada con una condición médica, puede ser motivo de preocupación. Para que se haga una idea de por qué su gato puede estar peleándose con usted, he aquí nueve razones por las que puede mostrar cierta agresividad.

Gato repentinamente agresivo

O tal vez estés sentado disfrutando de una buena sesión de mimos en el sofá frente al televisor. Todo va bien, pero de repente es como si hubieras pulsado un interruptor. Debes haber tocado el lugar equivocado porque, en un instante, Mittens ha salido corriendo por el pasillo y te has quedado con un arañazo rojo y ardiente en el antebrazo…

Estás frustrado, confundido y, francamente, un poco dolido. Si se pregunta “¿por qué me ataca mi gato?”, siga leyendo para saber por qué algunos gatos se comportan así y cómo puede evitarlo.

Puede parecer que su gato le ataca sin motivo, pero en la mente de su gato usted ha hecho algo para merecerlo. Lleve un diario físico o una nota mental de las veces y las circunstancias en que su gato le muerde o araña.

  El lenguaje de los gatos libro

Ser consciente de estos factores desencadenantes le ayudará a entender por qué le ataca y qué puede hacer para que su gato deje de morder y arañar. A continuación se enumeran algunas razones comunes por las que puede estar convirtiéndose en un rascador humano: